Cómo reproducir y plantar bambú

¿Quieres cultivar bambú pero no sabes cómo? No te preocupes, en esta guía encontrarás todos los métodos para poder hacerlo. Comenzaremos por el cultivo de bambú mediante semillas, que es una técnica bastante sencilla y económica. Luego seguiremos con el cultivo de bambú mediante esquejes, que requiere mayor experiencia pero resulta muchísimo más rentable; a continuación hablaremos sobre la reproducción in vitro del bambú, que es la técnica más sofisticada y requiere una gran inversión.

En este vídeo te damos los consejos más básicos sobre el cultivo si tienes interés en crear una plantación de bambú a cualquier nivel. Tanto si es una plantación para explotarla industrialmente, como si es para crear un bosque de bambú. 

El cultivo de bambú mediante semillas

Este método se basa en el proceso natural por el cual las ratas o aves suelen acarrear las semillas hasta áreas con sustratos aptos para su germinación. Está comprobado que esta técnica no sólo resulta económica sino bastante sencilla; sin embargo, tiene como desventaja que tiende a producir plantas de baja calidad.

Plantar bambú es una de las actividades más fascinantes que hemos podido experimentar en nuestro propio bosque de bambú. Desde que lo iniciamos, en cuestión de tres años se ha convertido de un terreno abandonado y contaminado por la maleza, a un jardín paradisíaco repleto de aves exóticas, ranas e infinidad de mariposas.

Pero si lo que buscas es plantar bambú en jardineras, no te preocupes, esta guía te servirá del mismo modo para conseguir hacer crecer tus plantas de bambú con trucos que nadie más te contará.

Como plantar semillas de bambú de cualquier variedad

Estos son los cuatro principales métodos de propagación o reproducción del bambú. Vamos a tratar de expresarlos aquí de la mejor forma posible para que puedas plantar tu bambú paso a paso.

Las semillas de bambú son el método más sencillo y barato de obtener tus plantas de bambú, aunque no el más recomendado debido al gran número de estafas que circulan a través de la red. Infinidad de vendedores publicitan sus semillas sin aportar ningún certificado de autenticidad ni la fecha en que fueron obtenidas. Además, no todas las semillas suelen germinar.

Dónde comprar semillas de bambú

Semillas de bambú auténticas seleccionadas por nuestro experto en cultivos de bambú con un alto porcentaje de éxito si se realiza la germinación como indicamos en esta guía. Accede a nuestro catálogo exclusivo donde podrás comprar semillas de bambú

Consejos para germinar semillas

Primero que todo vamos a necesitar un envase con capacidad para 200 mililitros de agua destilada o agua de pozo, para evitar el alto contenido en cloro que tiene el agua de grifo. Debe estar limpio y desinfectado. Una vez lleno, echamos 2 gotas de lejía (sin perfumes ni aditivos) y sumergimos las semillas en su interior durante 30 minutos. Verás que casi todas las semillas flotan (en el caso del phyllostachys pubescens o edulis esto es normal), pero que con el tiempo algunas semillas se hunden y van al fondo.

Sacamos las semillas empleando un colador y las ponemos a remojo debajo del grifo durante unos minutos para eliminar los residuos de lejía. Una vez bien limpias, llenamos de nuevo el envase y las depositamos en su interior, esta vez sin lejía y las mantenemos durante 4 horas.

Una vez transcurrido este tiempo, comprobaremos que algunas semillas siguen flotando y otras (esperamos que muchas) han caído al fondo del envase. Esto significa que las del fondo son semillas vivas. Seguramente han perdido ese color amarillo y ahora se vea un tono verde que nos suscita esperanza.

Ahora preparamos una bandeja de 5 a 10 centímetros de alto y le añadimos turba rubia mezclada con perlita hasta alcanzar 3/4 partes de su contenido. La esparcimos bien creando un manto uniforme sobre el que distribuiremos las semillas. ¡No te preocupes si se apelotonan por la humedad! Asegúrate de cubrir todo el espacio que puedas salpicándolas con los dedos. Luego, termina de rellenar la bandeja con la 1/4 parte que queda con turba rubia. Si no consigues turba rubia, la fibra de coco es una excelente opción.

En este proceso no es necesario emplear fertilizantes. Lo único de lo que debes preocuparte es de que el semillero se encuentre en un lugar alejado de la luz directa del sol con una temperatura entre 22 y 25ºC y que no la superficie de la turba se note húmeda al tacto. Para evitar encharcamientos se recomendamos que practiques algunos agujeros en la bandeja y que no la cubras con ningún plástico. Algunas variedades de bambú requieren más frío que otras, como las Dendrocalamus, que pueden germinar con temperaturas de hasta 27ºC.

 

Cómo plantar las semillas germinadas

Pasadas de 2 a 3 semanas empezaremos a observar como algunas diminutas yemas blancas empiezan a surgir de nuestras semillas y, una semana más tarde -y si hemos tenido suerte de no ahogar nuestras semillas en agua ni abonos químicos extraños-, tendremos un pequeño festival de puntas verdes atravesando nuestra turba.

Cuando nuestras nuevas plantas de bambú tengan de 2 a 3 hojas, habrá llegado el momento de humedecer la turba tanto como nos permita para facilitar el trasplante y extraer con cuidado sin dañar las raíces. Es conveniente hacerlo bajo una sombra y no bajo la luz directa del sol.

Respecto a la elección de las macetas para plantar bambú, no te compliques. La mejor elección son las macetas que te sugerimos a continuación. Deberás rellenarlas con turba rubia o fibra de coco y un 5% de perlita.

Algunas turbas ya incorporan fertilizante suficiente para que aguanten hasta 3 meses, que es el momento en que debes trasplantar el bambú hasta su destino final.

Las plantas de bambú pueden ser cultivada en diferentes zonas como jardineras, espacios reducidos o delimitados por barreras anti-rizoma de plástico o albañilería o incluso ocupando un espacio importante de nuestros jardines.

El mejor momento para plantar el cultivo del bambú puede variar según la región donde te encuentres y de las especies. En climas con inviernos helados se debe sembrar durante la primavera, época en la que la probabilidad de heladas es inferior. En caso de sembrar durante el verano lo más recomendado es elegir aquellas variedades que sean resistentes al frío, aunque por nuestra experiencia, siempre existen excepciones entre especímenes de la misma familia y lugares donde se generan micro-climas por la configuración geográfica del lugar.

plantando bambú
como plantar bambu semillas

Cuando vayas a plantar bambú, utiliza turba ya fertilizada. Abre un agujero y airea la tierra mezclando con la turba. Una vez plantada la planta, cubre la tierra con hojas secas.

Tipos de suelo para el bambú

La planta del bambú requiere de un suelo que tenga un pH de entre 5,5 y 6,5. En caso de tener un pH menor se debe mezclar el suelo con cal, si es superior se debe mezclar con turba.

como plantar bambú

Riego de las plantas de bambú

Se debe regar 2 veces a la semana hasta que la planta se establezca. Una vez que ya tengamos una planta establecida, el riego debe disminuirse a una vez por semana, pero sin olvidarnos de supervisar el riego en épocas de calor intenso.

El verdadero uso de las hojas de bambú que cubren la tierra

Las hojas caídas del bambú forman una alfombra que protegen las raíces y mantienen la humedad evitando que el sol caliente la tierra. ¿Pero es este el único motivo?

Las hojas del bambú tienen un contenido en dióxido de silicio del 5%, que es un potente anti-hongos natural (principal enemigo del bambú) y además potencia el desarrollo de un mayor número de yemas en nuestras plantas de bambú, por lo que a mayor número de yemas, mayor cantidad de futuras cañas tendremos de nuestras plantas.

El cultivo del bambú mediante esquejes

A este método se le pueden asociar dos técnicas distintivas que son las siguientes: la reproducción vegetativa y la multiplicación sexual. En el primer caso, ocurre cuando una parte del tallo principal (los «nudos») conectadas al sustrato por raíces nuevas se cortan para crecer como plantitas individuales; en el segundo, generamos pollitos a partir de los rizomas machos y hembras.

Este método es ideal para los que quieren obtener pequeños lotes de bambú, sin embargo no resulta tan económico como el anterior puesto que se necesitarán muchos operarios y un amplio espacio físico donde sembrar las plantitas individuales; por lo tanto, requiere ser utilizado con precaución si la intención es producir cantidades importantes a coste reducido.

Cómo conseguir los esquejes

Si tienes una planta de bambú cerca de ti y tienes la posibilidad de cortar una de sus cañas (culmos), con esta guía podrás obtener cientos de plantas que crecerán en cuestión de meses con resultados increíbles.

En esta guía te enseñaremos a crear plantas de bambú directamente desde cañas o entrenudos de los culmos. Si sigues nuestros pasos, conseguirás infinidad de plantas para tu jardín o tu proyecto de cultivo.

Pero si lo que deseas es aprender a plantar bambú desde semillas, te guiaremos paso a paso en el proceso para que no fracases en el intento.

Los entrenudos del bambú son los nexos de unión entre los distintos segmentos que forman parte de cada una de las cañas que surgen atravesando la tierra desde los rizomas o raíces del bambú. Estos entrenudos, soportan también las ramas que sustentan la planta y le aportan la vida a través de la fotosíntesis de sus hojas. Pero también pueden cumplir una segunda función si en lugar de en contacto con el aire, lo están con la tierra.

Por ejemplo, en esta fotografía podemos ver un rizoma de bambú, segmentado por entrenudos del mismo modo en como sucede con las cañas. De cada entrenudo, surgen unas diminutas raíces que se han formado a partir del contacto con la tierra y la humedad y los nutrientes contenidos en ella.

Cómo reproducir bambú desde esquejes

Estos son los pasos que deberás seguir para reproducir bambú mediante esquejes.

1. Seleccionar los mejores esquejes

Es muy importante que la caña que seleccionemos tenga un mínimo de 1,5 años de edad y un máximo de 3 años. Las cañas, como cualquier otra planta, necesitan un tiempo de maduración para que las características reproductivas de sus entrenudos sean efectivas y no nos llevemos ninguna desilusión si terminamos observando como nuestro intento se termina pudriendo.

Los mejores entrenudos se encuentran en la parte baja de la caña, por lo que trataremos de utilizar los primeros 4 a 6 entrenudos dependiendo del tipo o variedad de bambú. Para los entrenudos superiores, se recomiendan otras técnicas más avanzadas de reproducción vegetativa.

2. Preparar las camas de reproducción o bolsas de vivero

Los esquejes pueden ser colocados en camas de reproducción o bolsas de vivero. Si es en camas de reproducción el sustrato es el siguiente (16 carretillas = 1 metro cúbico):
Arena fina: 0.25 metros cúbicos (no utilizar arena en caso el terreno de la plantación sea principalmente arenoso).
Suelo agrícola: 1 metros cúbicos
Humus: 8 – 10 kilogramos por metros cúbicos
Compost: 30 kilogramos por metros cúbicos
Serrín: 0.6 metros cúbicos
Los esquejes se colocan distanciados cada 10-15 centímetros, introduciendo, mínimo, un nudo por debajo del nivel del sustrato y con una ligera inclinación.
En el caso deque plantemos en bolsas de vivero, la composición del sustrato es la siguiente:
Suelo agrícola: 1 metro cúbico
Compost o humus: 10 kilogramos por metro cúbico
Arena fina: 0.25 metros cúbicos (no utilizar arena en caso el terreno de la plantación sea principalmente arenoso).

3. Cortar el material vegetal

como plantar bambú

Debes usar una sierra de mano o unas tijeras de podar según requiera el grosor de la caña que hayáis seleccionado. Recordad que hay una norma básica a la hora de realizar el corte de un entrenudo de bambú. Existen dos lugares de corte con cada entrenudo que son el inferior (o por debajo del nudo) y el superior (por encima del nudo). Esto es importante y debemos tenerlo en cuenta ya que si cortamos en exceso la parte superior, pondremos en riesgo la vida de nuestra futura planta. Sin embargo, el corte que realizaremos en la parte inferior, puede hacerse a la altura donde os marco con el dedo en la anterior fotografía.

Puedes cortar las secciones incluyendo 1, 2 o 3 entrenudos. Tened en cuenta que las secciones con 3 entrenudos deben enterrarse por completo en la tierra. Las secciones con 2 entrenudos deben “plantarse” con un entrenudo en el suelo y otro en el exterior.

IMPORTANTE: EL PLANTADO DE LOS ENTRENUDOS DEBEN SEGUIR LA ORIENTACIÓN ORIGINAL DE LA CAÑA.

Normalmente el corte a realizar debería verse así, aunque nuestro bambú es completamente macizo hasta que llega al cuarto año de crecimiento, en el tuyo deberías ver una cámara de aire en su interior.

4. Esperar y regar hasta ver salir los brotes

Debes regar tus esquejes como si se tratasen de plantas a las que les gusta sentir la presencia del agua (pero sin pasarse). Si ves que tus esquejes siguen verdes tras varios días, es que la cosa está funcionando. Incluso es posible que alguno genere una caña auxiliar a partir del entrenudo superior si habéis decidido utilizar secciones con dos entrenudos. 

5. Mantenimiento de los esquejes

Colocar los esquejes en un invernadero, y fomentar el enraizamiento y generación de hojas y brotes nuevos. Las plantas deberán permanecer en este espacio por un tiempo promedio de 30-60 días, hasta que el esqueje haya generado nuevas hojas. Regar cada día y medio, o dos, con una regadera o pulverizado, y evitar el exceso de humedad en el ambiente. Desde los primeros 15 días crecerán las primeras hojas en el invernadero.

En el caso de los esquejes embolsados, quitar el plástico del invernadero y seleccionar los plantones según el tamaño y desarrollo que hayan logrado, separando los más grandes de los más pequeños. Colocar todos en camas de crecimiento bajo sombra, con malla de vivero al 60% de sombra. Permanecerán bajo estas condiciones hasta que generen nuevos brotes o hijuelos (mínimo 3 nuevos). Es importante que todas las camas del vivero estén orientadas según el movimiento del sol (de este a oeste). Regar a diario, a partir de las 5 de la tarde, cuando el sol haya bajado con una regadera o pulverizado.

Los plantones que se encuentran en cama de reproducción deben ser deshijados e iniciar el proceso nuevamente, ya sea colocándolos en bolsas de vivero o en camas de reproducción en invernadero.

En cuanto a los plantones embolsados, estos se deben clasificar según tamaños: aquellos con brotes de mayor espesor y con mínimo otros dos hijuelos serán aclimatados para llevar a campo definitivo, y aquellos con 3-5 brotes de espesores delgados serán deshijados, embolsados y repetirán el proceso desde el invernadero.

El proceso de aclimatación para los plantones más desarrollados  consiste en retirarles la sombra con la finalidad que se adapten a las condiciones ambientales propias de la zona. El riego debe ser diario o interdiario con regadera o pulverizado, a partir de las 5 de la tarde cuando el sol sea menos intenso. Mover los plantones de lugar cada 15 días aproximadamente para evitar que enraícen al suelo, ya que de lo contrario estos pueden dañarse. Los plantones permanecerán en esta etapa hasta que sean llevados a campo definitivo.

Otro método para enraizar  esquejes consiste en colocarlos de manera horizontal, enterrándolo de 2-3 veces su tamaño hasta que genere raíces y área foliar, lo cual ocurre en un lapso de 30-60 días. Es en este momento que se puede realizar el repique a bolsas, previa inmersión en la solución con enraizador.

El porcentaje de prendimiento en camas de reproducción oscila entre 40-60%, y al momento de realizar el repique en bolsas sólo se obtiene entre 15- 20% de plantones con respecto al total repicado. Por lo tanto, este método de reproducción no es muy recomendable para producción a gran escala.

Como el material utilizado para este método no cuenta con un rizoma desarrollado, el tiempo que toma en aparecer los primeros brotes es mayor (aproximadamente 1-2 meses).

Cabe mencionar que no está garantizado el prendimiento de la planta en el terreno. Si se observa que el tallo emite brotes, lo que asegura su anclaje y prendimiento es la generación de raíces. Este método es más usado en zonas húmedas y en suelos con mayor retención de humedad, no es recomendable para suelos arenosos o franco-arenosos, salvo que se tenga la disponibilidad de agua y se riegue diariamente durante los primeros 30 días tratando de mantener humedad constante. Caso contrario, el nivel de éxito de la plantación será menor.

El cultivo mediante rizomas

Antes que nada, debemos comprender la diferencia entre rizoma de bambú y cepa de bambú. El rizoma del bambú es la raíz de donde surgen los brotes que en un futuro se convertirán en nuevas cañas, mientras que una cepa se trata de la sección inferior de la caña, que ha sido cortada incluyendo una porción del rizoma de la planta, para convertirla con mayor rapidez en una planta única e independiente de bambú. Te lo mostramos en el siguiente vídeo. 

La reproducción de bambú mediante rizomas es una técnica que consiste en producir plantas a partir de fragmentos del tronco, especialmente rizomas. Está indicada para bambúes pequeños y débiles con capacidad reducida para generar zona radicular o formaciones vegetativas.

Cómo se planta una cepa de bambú

Siguiendo las instrucciones de nuestro experto en bambú, podrás plantar con éxito una cepa de bambú en cualquier lugar que te propongas. Debes tener en cuenta que una cepa debe plantarse del mismo modo en que se encontrase originariamente cuando formaba parte de su planta madre y evitar a toda costa abonar el suelo para no «quemar» las nuevas raíces que se puedan formar en los primeros meses. 

Este método consiste en extraer un rizoma con una sección de tallo del bambusal semillero.

En el bambusal semillero, seleccionar un tallo que se encuentre maduro, en buen estado sanitario, y que su rizoma no se encuentre generando otro brote, pues al cortarlo este moriría.

Realizar un corte con hacha o machete por encima de como mínimo cuatro nudos a partir del nivel del suelo.

Limpiar y retirar la tierra del caimán para tener una mejor visibilidad de la conexión del rizoma a otro.

Hacer un corte en el punto de unión del rizoma seleccionado con aquel que se encuentre unido, cuidando de no maltratar ninguno de los dos. Cortar el resto de raicillas para liberar el rizoma del suelo. El método por rizomas no requiere pasar por una etapa de vivero; por este motivo, una vez extraído, el caimán debe ser llevado a la brevedad posible al terreno donde se realizará la plantación, el cual debe estar previamente listo para recibir los rizomas.

Deshierbar los espacios donde se ubicarán los rizomas (plateo). Limpiar entre 1-2 metros a la redonda donde vaya a ser ubicado cada rizoma.

Abrir hoyos según el ancho del rizoma y de aproximadamente 40 centímetros de profundidad, cuidando de colocar la tierra superficial a un lado y la más profunda en otro lado, esto para invertir el orden de la tierra al momento de cerrar el hoyo. Verificar su profundidad colocando el rizoma dentro del mismo, de tal manera que el rizoma quede totalmente por debajo de la tierra.

Mezclar la tierra que corresponda a la sección superficial con aproximadamente entre 250-300 gramos de abono.

Antes de colocar el rizoma en el hoyo, echarle agua para mantener su humedad . Se recomienda humedecer el rizoma con una soluciónde agua con enraizador (5 mililitrosde enraizador por litro de agua.

Colocar el rizoma en el hoyo con la sección del tallo en dirección hacia la salida del sol (hacia el este) y ligeramente inclinado. Luego, cerrar el hoyo primero con la tierra superficial (mezclada con abono) y luego con la tierra más profunda.

El cultivo del bambú mediante técnicas in vitro

El cultivo de bambú mediante técnicas in vitro es una forma muy efectiva para establecer nuevas poblaciones, sobre todo si se tiene en mente la posibilidad de que las plántulas pueden sufrir daños durante el transporte. Sin embargo, a muchas personas les resultó extraño y hasta perturbador que un árbol tan tradicional como el bambú haya sido introducido por primera vez al mundo vegetal gracias a este procedimiento tecnológico, como ha sido nuestro caso con nuestra primera plantación de bambú gigante ubicada concretamente en Valencia, España.

El proceso in vitro para cultivar bambú tiene varias ventajas:

*Es un método natural que no requiere de ningún tratamiento agroquímico.

*No hay necesidad de aplicaciones externas, ya que las plantas producen su propia sustancia nutritiva y la recogen desde el suelo donde están enraizadas. El riesgo de contaminación es casi nulo. *Las plántulas son mejores resistentes contra los daños causados por agentes ambientales adversos debido al vaciamiento de sustancias nutritivas y a la eliminación tardía o prematura del proceso generador.

*Es un método para cultivar bambú que tiene diversos beneficios ecológicos, ya que no requiere ninguna agroquímica ni tratamiento químico alguno.

Las ventajas son bastante evidentes, pero lo interesante será hablar sobre las desventajas: el procedimiento es costoso en cuanto a inversión económica necesaria para poder fabricar los equipos

Las principales formas de cultivo in vitro son: reproducción vegetativa mediante hormogonios o clones y reproducción asexual mediante semillas, esquejes o rizomas.

La reproducción in vitro mediante hormogonios es una técnica que consiste en producir plantas a partir de fragmentos de zona radicular, esquejes o rizomas. Cada variedad de bambú difiere en el método o elementos que interceden en esta forma de reproducción. Por poner un ejemplo, nuestra variedad de bambú conllevó un largo y costoso proceso de pruebas que duró tres años hasta que obtuvimos nuestras primeras plántulas de bambú con éxito.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

2 comentarios

  1. ¡EXCELENTE TRABAJO, FELICIDADES, INICIÉ APENAS DOS MESES CON LOS PREPARATIVOS EN GENERAL PARA UNA PLANTACIÓN EN UNA HECTÁREA, ME VA HA SER DE GRAN UTILIDAD TODO LO OBSERVADO. LE DESEO LO MEJOR. MIL GRACIAS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad