Saltar al contenido

Flautas de bambú

La flauta es uno de los instrumentos más antiguos creados por la humanidad desde hace más de 35,000 años. Aunque en esa ocasión la flauta fue hecha con el hueso de un buitre leonado, otras flautas han sido halladas en muchos otros continentes o a través de los océanos, como las flautas enterradas en una tumba japonesa en los tiempos de los antiguos Shogun. Aquí aprenderás a realizar tu propia flauta travesera de bambú, tal como hizo nuestro experto en bambú en sus inicios con esta increíble planta.

Tipos de flauta

Como hacer una flauta de bambú

En este tutorial aprenderás paso a paso a fabricar tu propia flauta de bambú a partir de cualquier tipo de caña, aunque nosotros siempre recomendamos emplear Bambusa Multiplex Alphonse Karr o en su defecto, bambú tonkin, que podrás encontrar en nuestra tienda.

Herramientas y materiales

Vas a necesitar algunas herramientas básicas para poder seguir nuestros pasos, aunque si eres un manitas, estamos seguros de que podrás ingeniártelas con lo que tengas a mano. Nuestro especialista en bambú empezó a realizar flautas únicamente con un cuchillo de cortar queso, ¡aunque no te lo recomendamos! Deberás asegurarte en todo momento de tomar las precauciones de seguridad necesarias para evitar cualquier tipo de lesión.

  • Cinta métrica de hasta 50 centímetros.
  • Sierra para madera de precisión o de metal.
  • Calibre.
  • Soplete.
  • Punzón de metal. Puede servirte un afilador de cuchillos.
  • Afinador electrónico o aplicación móvil.
  • Papel de lija de grano grueso y fino.
  • Taladro -Opcional-

Cañas de bambú Tonkin

El bambú Tonkin es excelente para la fabricación de flautas de bambú. Os recomendamos las del siguiente enlace, que son de muy buena calidad y han sido conservadas en excelentes condiciones.

Herramientas para hacer flautas de bambú

Las herramientas anteriormente mencionadas son las óptimas para realizar esta labor sin ningún tipo de obstáculos. No obstante, debo admitir que cuando empecé a realizar mis primeras flautas como la que podéis ver en esta imagen, únicamente contaba con un cuchillo de cortar queso y un punzón que empleaba para romper los nudos internos, además de un papel de lija.

Tiempo necesario: 2 horas.

  1. Corta una sección de bambú de una caña.

    En primer lugar deberás elegir y cortar una sección de una caña de bambú. Ten en cuenta, que una caña de bambú tiende a crecer siendo siendo más gruesa en el extremo inferior que en el extremo superior. Si tu caña de bambú no es lo suficientemente larga entre nudo y nudo, deberás cortarla de forma que en el extremo más delgado de la caña quede un nudo justo en el límite de nuestro futuro instrumento, y otro nudo por el centro. Córtala empleando una sierra de madera fina o para metal. La medida de corte recomendada en la mayoría de los casos es de 50 centímetros.

  2. Elimina el nudo intermedio

    Utiliza un punzón alargado de metal, cuya punta deberás calentar con un soplete al rojo vivo. Cuando lo introduzcas en el interior, asegúrate de alcanzar rápidamente el internudo y de perforarlo. Puedes realizar esta operación varias veces, pero evita hacerlo por tiempos prolongados, ya que sobrecalentarás el bambú y corres el riesgo de quemarte la mano con la que lo sujetas o que sus fibras se separen por la alta temperatura y pierdas tu sección de caña. Recuerda que esta operación únicamente se realiza con el nudo intermedio. No elimines el nudo del extremo superior.

  3. El agujero de soplado

    Ahora debemos medir desde el centro del nudo superior hasta una distancia de 23 milímetros donde emplearemos un lápiz para trazar un punto. Este será el centro del agujero de soplado.

    Para realizarlo correctamente, calienta un extremo del punzón con el soplete o una fuente de calor como carbón hasta que esté al rojo vivo. Una vez en la temperatura óptima, lo cogeremos con precaución y apoyaremos la punta del punzón sobre el punto anterior hasta que sintamos que lo atravesamos ligeramente. No es necesario realizar presión en la mayoría de bambúes, así que ten paciencia y repite el proceso si ves que no lo consigues a la primera.

    El diámetro del agujero que quememos deberá ser inferior a 10 milímetros de diámetro. Enrolla una lija que quepa por el agujero y trabaja los extremos. Un agujero perfecto debería medir 10 milímetros en vertical por 12 milímetros en horizontal, teniendo la flauta en posición horizontal.

    El agujero debe quedar perfectamente igualado y ovalado, y requerirá trabajo adicional cuando tengamos hechos todos los agujeros de nuestra flauta, pero de momento nos conformaremos con hacerla sonar.
    agujero de soplado

  4. Corta el material sobrante

    Utiliza el medidor de tono o una aplicación para medir distancias para fabricación de flautas. Si quieres conseguir una flauta afinada en Re, deberás cortar tu caña a 45 centímetros desde el nudo hasta el extremo más alejado. Hazla sonar. Si el tono es más grave que Re, corta en porciones de medio centímetro hasta alcanzar la nota adecuada.

    Consejo: Antes de realizar el corte, asegúrate de que has lijado el interior de la caña y no han quedado restos del nudo central. Esto podría ocasionar la variación posterior de la nota final del instrumento. ¡Asegúrate de que quede bien limpio! como cortar bambú

  5. Midiendo los 6 agujeros

    Una vez tienes tu flauta graduada en el tono Re, deberás marcar los agujeros mediante el siguiente sistema. Ten en cuenta que la medida se inicia siempre desde el centro del agujero de soplado y no desde el extremo de la flauta.

    Mide la longitud total de la flauta desde el centro del agujero de soplado hasta el final de la misma. El número que resulte, deberás multiplicarlo por las siguientes cifras:

    Agujero 1: 0,564
    Agujero 2: 0,484
    Agujero 3: 0,40
    Agujero 4: 0,31
    Agujero 5: 0,25
    Agujero 6: 0,16

    Los resultados que obtengas determinarán la posición de cada agujero del cuerpo de la flauta. Mide siempre desde el centro del agujero de soplado y haz un punto en el lugar adecuado en que resulte cada medida.

  6. Quema los agujeros

    Calienta el punzón y practica el agujero más alejado de todos. Cuando notes que el punzón atraviesa el bambú debes detenerte. Limpia el agujero con una lija, sopla el interior de la caña para liberar cualquier resto de carbón y hazla sonar empleando el afinador digital. Sigue perfeccionando el agujero con la lija hasta que la nota corresponda.

    Realiza esto con cada agujero hasta completar los 6 agujeros de tu flauta de bambú y tómate un descanso para oler el magnífico aroma del bambú tostado. Es una forma de decir que debes dejar que descanse el material y se enfríe. agujeros flauta de bambú

  7. Perfecciona tu flauta

    Es el momento de calibrar nuevamente cada uno de los agujeros, volver a lijar con una lija fina tanto el interior como cada uno de los agujeros, incluido el de soplado para que queden suaves al tacto.

    Una opción es quemar la corteza de tu flauta con un soplete, pero esto requiere práctica, ya que podrías sobrecalentar las fibras del bambú y crearíamos una grieta a lo largo de nuestro instrumento.

    Trata el instrumento con aceite de almendras o similares, tanto el interior como el exterior. Esto reparará cualquier daño causado a sus fibras y prolongará su vida hasta en 20 años.

¡Muy buenas! Soy Miguel Ángel y me dedico a cultivar distintas variedades de bambú en España desde 2012. Desde que empecé, he adquirido muchísimos conocimientos relativos al cuidado del bambú y su transformación. He acertado tantas veces como he fracasado y por eso quiero compartir con vosotros mis conocimientos y mi gran pasión. ¡EL BAMBÚ!