El puente de bambú más largo del mundo, una espectacular atracción turística

¿Sabías que el puente de bambú mas largo del planeta se monta y se desmonta cada año? El puente de bambú más largo del mundo mide más de un kilómetro de largo y se encuentra sobre las aguas del río Mekong, en Camboya. Mas concretamente en la isla de Koh Pen, ubicada al sudeste de dicho país, donde la tradición de montar y desmontar el puente cada año hace que quienes acuden a presenciarla conecten con la parte más rural y ancestral de la región. El puente está formado por mas de 50.000 cañas

Pero ¿Por qué todos los años se arma y se desarma? El puente era construido anualmente en la estación seca. Sin embargo, justo antes de la temporada de lluvias (a veces torrenciales) que va de mayo a noviembre, los habitantes locales desmantelan el puente y almacenan todo el bambú. Esto es debido a que las fuertes corrientes del Mekong son demasiado peligrosas para que el puente pueda sobrevivir a ellas.

Los paisanos del lugar se encargan de montar y desmontar el puente de bambú manualmente en el tiempo récord de un mes. La continua construcción y desmantelamiento de este histórico viaducto se ha llevado a cabo cada año durante décadas, tan sólo habiendo sido paralizada por la Guerra Civil Camboyana, un conflicto bélico que se produjo entre 1967 y 1975.

Este puente no es un simple sendero turístico o para uso de los lugareños. El puente de Koh Pen es conocido por su gran tradición y es un símbolo del pueblo que refleja y se apoya en el paisaje cambiante de Camboya, reflejando las diferencias entre lo viejo y lo actual. Su estructura es lo suficientemente fuerte y resistente para soportar el paso de bicicletas, motos, vehículos y hasta furgonetas todos los días. Un hito que se debe a su estructura de bambú, capaz de ofrecer tanto flexibilidad como firmeza a la estructura.

El colosal puente de bambú erigido sobre el rio Mekong, en Camboya.

Para construir el puente, en primera instancia se clavan con vigor los postes de bambú en la orilla del río Mekong. Después se añade una armadura de cañas en horizontal formando la capa externa y superficial. Finalmente, un gran número de palos se colocan en diversos ángulos completando la construcción. Estos palos se refuerzan solamente con alambres metálicos trenzados que actúan como sujeta-cables.

El paso por el puente no es gratis. A la gente de la localidad se le cobra un precio simbólico destinado al mantenimiento de los materiales. Este precio es de 25 centavos de dolar. No obstante, los turistas que visitan la isla llamados por su entorno natural y sus casas de colores vivos y quieren cruzar esta maravillosa arquitectura de bambú deben pagar un dolar entero.

Por la noche, farolillos pequeños colgados en los palos iluminan las tardes y las horas antes del amanecer. En las épocas del año en que el puente no está levantado, un ferry se encarga de llevar a la gente de una orilla del Mekong a otra.

No es fácil determinar cuanto más se mantendrá en el tiempo esta sorprendente tradición, a pesar de su fama. El gobierno camboyano construyó en 2018 un puente de cemento permanente, lo que generó el temor de que tanto la bella tradición de levantar el puente cada año como el puente en si mismo pudiesen desaparecer, y con esto la tradición local y la llegada de turistas. Un motivo más para visitar esta gran obra de ingeniería, no solo por su grandiosidad sino por la fantástica isla que la alberga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *