Todas las guĂ­as y tutoriales sobre bambĂș

Todo lo que necesitas saber acerca de como cultivar bambĂș en 2020 en un solo lugar. AprenderĂĄs muy rĂĄpidamente lo mismo que sabe un experto en plantaciones de bambĂș.

Si estĂĄs pensando en construir con bambĂș, tenemos las guĂ­as definitivas para aprender a tratar el bambĂș y a utilizarlo como material de construcciĂłn en 2020.

AquĂ­ mostramos los usos que ha tenido y estĂĄ teniendo en la actualidad el bambĂș, sus aplicaciones en la sociedad y los avances tecnolĂłgicos que se aplican a su transformaciĂłn y aprovechamiento socio-econĂłmico. 

La tierra nos da increĂ­bles oportunidades de crecer y cambiar. El camino del bambĂș no es otro que la capacidad que tenemos de adaptarnos y ser felices con lo que la naturaleza y nuestras manos nos ofrecen.

El estilo y la decoraciĂłn de las viviendas, restaurantes y hoteles de todo el mundo en un solo lugar. Te mostramos todos los lugares donde el bambĂș se ha utilizado como un elemento decorativo.

Las mejores recetas de cocina para preparar platos con bambĂș como ingrediente. Sabrosas comidas preparadas con brotes de bambĂș o sus hojas.

Todo lo que necesitas saber para construir tu propia bicicleta de bambĂș en 2020. Las guĂ­as, los pasos detallados con los mejores expertos en creaciĂłn de bicicletas ecolĂłgicas.

Aprende la historia de las flautas de bambĂș que han formado parte de la tradiciĂłn de distintas culturas de la humanidad. 

Especies de bambĂș

Son los bambĂșes mĂĄs comunes y resistentes al frĂ­o intenso. Provienen principalmente de China y otros paĂ­ses asiĂĄticos. Son bambĂșes de tipo invasivo.

Son los bambĂșes mĂĄs grandes del mundo y que mĂĄs alto crecen. Sus cañas pueden llegar a pesar hasta 100 kilos y medir hasta 30 metros de altura. Son bambĂșs no invasivos.

La familia guadua es famosa por encontrarse en los paĂ­ses de amĂ©rica latina. Se trata de uno de los bambĂșes mĂĄs utilizados en construcciĂłn y muebles.

Es el bambĂș mĂĄs mĂ­stico y misterioso que existe. Crece entre las sombras de los famosos acantilados del interior de China y alcanzan alturas de hasta 4 metros. Son no invasivos.

La familia bambusa tiene lo bueno de los dos mundos. Se trata de bambĂșes medianos y gigantes, que tienen cierta resistencia al frĂ­o, aunque prefieren climas templados. 

familia pseudosasa

Los bambĂșes pseudosasa van desde los medianos de cañas estrechas, hasta los que se podrĂ­an confundir con el cĂ©sped del jardĂ­n por su diminuto tamaño. Se trata del bambĂș mĂĄs pequeño que existe.

Entre los innumerables usos del bambĂș, destacamos un enorme incremento en los sectores donde se aplica el bambĂș, entre los que se encuentran los mĂĄs conocidos como la construcciĂłn o la confecciĂłn de papel a partir de la pulpa extraĂ­da del bambĂș. Pero tambiĂ©n son muchos los sectores que han impulsado su uso debido a las particularidades de la planta, como son la producciĂłn de vehĂ­culos donde se utiliza este material como componente de refuerzo o protecciĂłn contra impactos, o en el sector aĂ©reo donde se utiliza como material ligero y resistente, capaz de resistir las vibraciones de las turbulencias en los vuelos de pasajeros o mercancĂ­as.

A pesar de que el bambĂș ha sido una planta empleada por el hombre desde tiempos prehistĂłricos, sus caracteres botĂĄnicos no se conocen completamente debido a su largo e irregular perĂ­odo de floraciĂłn, lo cual dificulta colectar las flores y frutos que son indispensables para la clasificaciĂłn. Por este hecho, es que frecuentemente una misma especie es clasificada por diferentes botĂĄnicos, en gĂ©neros diferentes. Un dato curioso es que todos los continentes, con excepciĂłn de Europa, tienen especies nativas de bambĂș. Hasta la fecha ha sido imposible determinar con exactitud el nĂșmero de especies existentes en el mundo. Se estima que existen 107 gĂ©neros y 1300 especies de bambĂș en el mundo, de las cuales 140 tienen usos industriales o artesanales.

En los medios

Desde que nacimos hace 12 años, hemos estado presentes en los medios de comunicaciĂłn como uno de los proyectos pioneros en la introducciĂłn del cultivo del bambĂș en España, y los primeros en establecer una plantaciĂłn de bambĂș gigante con fines industriales. 

QuĂ© es el bambĂș

El bambĂș es la planta de mĂĄs rĂĄpido crecimiento del planeta, y la que mĂĄs posibilidades tiene de convertirse en la protagonista de los futuros pulmones verdes del planeta. Se trata de una gramĂ­nea capaz de convertir hasta un 25% mĂĄs de oxĂ­geno que los ĂĄrboles mĂĄs grandes del mundo. Es sin duda, una alternativa vĂĄlida a infinidad de productos y derivados del petrĂłleo.

Los bambĂșes pueden ser plantas pequeñas de menos de 1 m de largo y con los tallos (culmos) de medio centĂ­metro de diĂĄmetro, aunque tambiĂ©n los hay gigantes: de unos 25 m de alto y 30 cm de diĂĄmetro. Los hay herbĂĄceos y leñosos, cespitosos y mĂĄs expansivos, y los hay trepadores.

Estructuralmente el BambĂș estĂĄ formado por un sistema de ejes vegetativos segmentados, que forman alternamente nudos y entrenudos, que varian en su morfologĂ­a segĂșn que correspondan al rizoma, al tallo o a las ramas. Tanto los nudos como los entrenudos varĂ­an de una especie a otra, principalmente los tallos, sirviendo esta caracterĂ­stica para su clasificaciĂłn. Algunos tienen espinas y otros no.

El rizoma del bambĂș

La raĂ­z del BambĂș se denomina rizoma y se diferencia por la forma y hĂĄbito de ramificaciĂłn. El rizoma tiene una gran importancia, no sĂłlo como Ăłrgano en el cual se almacenan los nutrientes que luego distribuye a las diversas partes de las plantas, sino como un elemento bĂĄsico para propagaciĂłn del bambĂș, que asexualmente, se realiza por ramificaciĂłn de los rizomas. Esta ramificaciĂłn se presenta en dos formas diferentes con hĂĄbitos de crecimiento distintos, lo que permite clasificarlos en dos grandes grupos principales y uno intermedio. Cada grupo comprende gĂ©neros y especies distintas. Mc Clure (1966) quien clasificĂł los dos grupos principales de acuerdo a la morfologĂ­a de los rizomas en paquimorfo (simpoidal, de matorral), leptomorfo (monopoidal, invasivo). Existen formas intermedias a las que denomina metamĂłrficas. Es importante indicar que en cada uno de los nudos del rizoma puede producirse un tallo 5 West AnalĂ­tica y Servicios S.A. de C.V. o un nuevo rizoma; los tallos suelen ser de mayor diĂĄmetro que el rizoma. Un dato importante es que los ahijamientos o rebrotes de los BambĂșes son permanentes y continuos. Esto permite que puedan ser explotados en todo su ciclo biolĂłgico, a la vez que se aprovecha su funciĂłn de protecciĂłn al suelo. 

Tallo, crecimiento y fisiologĂ­a

El tallo del BambĂș es propiamente dicho el culmo, al que tambiĂ©n se llama caña o vara. Normalmente presenta una forma cilĂ­ndrica; los entrenudos pueden ser huecos o macizos y los nudos pueden ser prominentes. El bambĂș, a diferencia de otras plantas, no tiene crecimiento diametral, disminuyendo proporcionalmente con la altura. En los primeros 4 a 12 meses son muy blandos y flexibles, por lo que se puede emplear en la fabricaciĂłn de objetos artesanales tejidos. Las cañas alcanzan su mĂĄxima resistencia entre los 3 y los 6 años, edad apropiada para su empleo en construcciĂłn. Luego de los 6 años, empieza a perder vitalidad y a dañarse. Una vez que el bambĂș brota del suelo, lo hace con el diĂĄmetro mĂĄximo que tendrĂĄ de por vida, que no aumenta de grosor sino que disminuye con la altura. El color del tallo varĂ­a desde verde, amarillo, rojo, blanco, pĂșrpura a negro. Algunos son verdes con rayas amarillas o amarillos con rayas verdes. Los BambĂșes son las Ășnicas plantas a las que se les puede moldear el tallo longitudinal o transversalmente por medios artificiales mientras estĂĄn en crecimiento o desarrollo. Hay especies con tallos sĂłlidos, tendencia que se presenta algunas veces en Dendrocalamus strictus y comĂșnmente en los gĂ©neros Arundinaria, Ositenanthera y Chusquea, por esta razĂłn se les llama bambĂșes macho y a los de huecos, bambĂșes hembras. El crecimiento del bambĂș estĂĄ basado en la elongaciĂłn de los entrenudos. En general los basales maduran primero aunque algunas especies como la Guadua angustigfolia, los entrenudos medios maduran primero que los demĂĄs. Este alargamiento no ocurre ni al mismo tiempo ni a la misma velocidad (Liese, W. 1985). De acuerdo con Widmer, I., (1990), el perĂ­odo de crecimiento de un tallo desde el momento en que emerge del suelo hasta adquirir su altura total, es de 80‐110 dĂ­as en especies del grupo Paquimorfo y de 30‐80 en los del grupo Leptomorfo. La fase mayor de los BambĂșes es cuando el culmo emerge de los rizomas para formar el nuevo tallo. Al terminar su crecimiento longitudinal, se inicia la formaciĂłn de sus ramas y hojas, la cual se completa al terminar el primer año. Algunas especies de BambĂș se caracterizan por su rĂĄpido crecimiento, alcanzado entre 8 y 120 cm. por dĂ­a, hasta alcanzar 30 metros luego de entre 30 y 180 dĂ­as. El crecimiento de los tallos del bambĂș es superior al de todas las plantas existentes conocidas. Por lo general, el crecimiento es continuo por 30 dĂ­as aproximadamente habiĂ©ndose observado el crecimiento de 119 cm. en un dĂ­a para Phyllostachys edulis en JapĂłn (1956). El crecimiento diario estĂĄ relacionado positivamente con la temperatura y negativamente con la humedad. 

DeterminaciĂłn de la edad del tallo

Partiendo de que el bambĂș es una planta que nace de un rizoma, se puede decir que nadie conoce hasta cuĂĄndo puede vivir o cual es la edad mĂĄxima que puede alcanzar un bambĂș. En tĂ©rminos forestales, lo que interesa del bambĂș es el tallo, pero a diferencia de 6 West AnalĂ­tica y Servicios S.A. de C.V. las plantas maderables (coniferales y latifoliadas) en las que el diĂĄmetro puede indicar alguna edad. En el bambĂș, la dimensiĂłn o el diĂĄmetro de un tallo no debe tomarse como base para la determinaciĂłn de su edad pues cuando el bambĂș nace, ya tiene el diĂĄmetro mĂĄximo. Se puede estimar la edad por medio de las cicatrices que se forman en sus ramas al renovar sus hojas, cada año a año y medio. AsĂ­, las ramas de un año no tienen cicatrices; las de dos años tienen una cicatriz; las ramas de tres años tienen 2 cicatrices. Hojas y floraciĂłn Las hojas son muy variables en tamaño y forma. En la primera etapa del crecimiento; pueden ser ovales, lanceoladas y oblongo‐lanceoladas; son lisas o casi lisas en la superficie superior. Las hojas de los bambĂșes tambiĂ©n varĂ­an de las del resto de las gramĂ­neas. La presencia de un pseudopecĂ­olo que une a la vaina de la lĂĄmina puede tomarse como caracterĂ­stica en el grupo; asĂ­, tenemos que las lĂĄminas de Arthrostylidium capillifolium de SudamĂ©rica, tienen sĂłlo 3 mm de ancho, mientras que las grandes lĂĄminas de Neurolepis elata pueden alcanzar un largo de 5m y un ancho de 40 cm. Es normal que durante la primavera se noten hojas caĂ­das o amarillas en el tallo. Esto es un proceso normal de renovaciĂłn de sus hojas aunque lo mĂĄs comĂșn es que el bambĂș posea una mezcla de hojas en desarrollo, verdes amarillentas y secas. 

El origen del bambĂș

A diferencia de lo que muchos sitios en la red especifican, el bambĂș no procede de China, aunque sus primeros usos en la historia de la humanidad se hayan constatado en el gran continente asiĂĄtico. El bambĂș se trata de una planta (una hierba) que ha evolucionado a lo largo de 30 a 40 millones de años bastante despuĂ©s de la extinciĂłn de los dinosaurios y se convirtiĂł en el mayor recurso de alimentos y protecciĂłn para las especies herbĂ­voras, y posteriormente para los humanos modernos.

Su nombre cientĂ­fico “Bambusoideae”

Bambusoideae es el nombre de una subfamilia de plantas que pertenecen a la familia de las poĂĄceas o gramĂ­neas, una de las familias botĂĄnicas mĂĄs extensas e importantes para el ser humano. Cuando el culmo es leñoso (una caña) su nombre vulgar es bambĂș. La tribu Arundinarieae es conocida como “los bambĂșes leñosos de climas templados”, la tribu Bambuseae contiene “los bambĂșes leñosos de clima tropical”, y Olyreae es la tribu de “culmos herbĂĄceos”.

Transforma un 25% mĂĄs de CO2

Una hectĂĄrea de bambĂș (del tamaño de un campo de fĂștbol) puede almacenar hasta 250 toneladas de carbono y su madera, una vez explotada, puede albergarla durante una media de 80 años. Cada año, esa hectĂĄrea absorbe 5,1 toneladas nuevas de carbono, el equivalente en Co2 que genera una persona en los paĂ­ses mĂĄs desarrollados como España o Estados Unidos.

Propiedades mecĂĄnicas

Sus fibras largas y flexibles hacen del bambĂș un excelente aliado para la construcciĂłn de estructuras de cualquier tipo, superando incluso a algunas de las maderas mĂĄs resistentes como el roble.

Beneficios para la salud

Los productos hechos con bambĂș tienen un aporte de silicio, que estĂĄ presente de forma natural en esta planta. El sĂ­lice del bambĂș favorece la sĂ­ntesis de colĂĄgeno, que se halla en altas concentraciones en tejidos Ăłseos y conjuntivos, de modo que ayuda a la reconstrucciĂłn del cartĂ­lago deteriorado por la edad o por enfermedades de tipo artrĂłsico y, por la misma razĂłn, contribuye a prevenir el deterioro.